El blog de Rubén Pellejero

miércoles, 30 de septiembre de 2009

Al principio dudaba entre el gouache y el acrílico, pero éste último lo encontré demasiado lento y arriesgado. Me hubiera alejado demasiado de la narración para caer quizás en un exceso, digamos, pictórico.